Tengo un hada…

Tengo una hada en un tarro de cristal, la mantengo en el porque es muy débil,podría dañarla la arena del mar, incluso el roce de la espuma del mar.

Nació enferma y vive frágil, aunque yo la alimento con mi amor, mi energía y mis deseos de éxito para ella…pero esto será cuando crezca y pueda volar.martaescobar

Cuando ella eleve el vuelo, estará por encima de todos nosotros, con mucha información e inteligencia, la razón es simple; desde el tarro de cristal se aburre y tiene tanto tiempo que nos observa a todos, apoya la cabeza en sus manos y aprende mucho, abriendo enormemente sus ojos almendrados.

A quien en un primer momento se alejaron del hada por que era imperfecta,ella no les permite observarla. Cuando se acercan apaga su luz, no por rencor,no por dolor… si no por protegerse de los malos pensamientos de aquellos que no creen en las hadas de color pálido… mi hada se hace invisible.

Cuando desde el envase la pequeña hada, ve conflicto sopla sobre sus polvos de colores, estos actúan provocando calma y paz en el ambiente de manera mágica, acercando a las personas una luz pálida, pero tremendamente cálida.

martaescobar2
Mi hada tendrá éxito, pero esto ocurrirá…Cuando crezca y pueda volar.

Jorge Escobar

Belén y su experiencia en el voluntariado de La Sonrisa del Sol

Comencé con mucha ilusión en septiembre de 2014 como voluntaria en el Hospital Infantil Niño Jesús. No era la primera vez que hacía un voluntariado, anteriormente había colaborado con Soñar Despierto en actividades de Navidad con los niños en la Universidad Complutense de Somosaguas, pero nunca con niños enfermos de cáncer.

Raquel, Sara y Belén

Este voluntariado consiste en ir cada quince días al Hospital Niño Jesús a las plantas de oncología infantil. Nuestra actividad se basa en jugar con los niños, hacerles reír y pasar una buena tarde dentro del Hospital. Es fascinante hacerles compañía tanto a ellos, como a sus familiares, hermanos y padres.

Es una labor muy importante, preciosa y dura a la vez. He aprendido a apoyar desde el silencio, simplemente con el estar ahí en la habitación con ellos. He aprendido a escuchar a los niños que cada día me enseñan algo nuevo. Y he aprendido a centrar toda mi energía en jugar y en disfrutar con ellos cada tarde de Domingo.

Recuerdo el primer día de voluntariado. La primera vez iba nerviosa, mi coordinadora me acompañó de habitación en habitación para enseñarme cómo se le pregunta a los niños si querían venir a jugar con nosotras. Recuerdo cómo me impactaron las sillas de ruedas , las vías puestas en el cuello o en los bracitos tan pequeños de algunos niños, las máquinas con suero y medicación… Pero en seguida te acostumbras, ¡ellos lo tratan con tanta normalidad!

Ellos mismos te hablan de la enfermedad, de sus pelucas, de su medicación, de sus rutinas en el hospital … y lo dicen con tanta naturalidad. En este voluntariado me he dado cuenta que a pesar de estar enfermos son niños y como niños que son quieren jugar.

Son más inteligentes que los mayores. No se quedan en el “estoy enfermo” ni lo tratan como un tema tabú, van más allá. Ríen, lloran, se enfadan, sueñan, y quieren pasárselo bien. Y lo más importante: no quieren que les tratemos como si fueran especiales, quieren ser uno más.

Los niños nos agradecen con sus sonrisas cada taller y cada juego.

La primera niña con la que jugué se llamaba Alicia y tenía 7 años. Estuvimos durante dos meses jugando: hicimos pulseras con cuentas, dibujos y talleres de manualidades. Aún guardo en mi monedero la pulsera que me regaló. Es una de las niñas con la que más he disfrutado. Ella comenzó su tratamiento de quimioterapia justo cuando yo empece a ser voluntaria. Entramos nuevas al Hospital al mismo tiempo. Fue una experiencia increíble, compartió conmigo sus miedos y dolores físicos, pero lo que más me lleno fue que se acordara de mí. Hubo un Domingo que no pude ir al Hospital porque tenía un catarro enorme y no pude ir. El domingo siguiente cuando fui Alicia estaba enfadada porque me había estado esperando para jugar el domingo que falté. En ese momento me di cuenta de lo importante que éramos para estos niños. Su mayor ilusión de los domingos era que veníamos nosotros a jugar con ellos.

Me hizo tanta ilusión cuando Alicia me contó todo lo que había hecho esa semana en el Hospital y las ganas que tenía de jugar. Alicia ya tenía pensado a qué quería jugar y qué manualidades quería hacer, el tipo de pulsera que quería que hiciéramos juntas. Aquí una foto de las primeras manualidades que hicimos juntas.IMG-20160127-WA0003

Desde el punto de vista vivencial me llevo todo. No sé muy bien cómo explicarlo.

He aprendido a tratar el tema del cáncer como algo cotidiano y normal. Con todo lo que eso supone. He aprendido a crecer en el dolor de la enfermedad. A ver más allá de la enfermedad. He aprendido a estar en silencio, y a acompañar desde la presencia sin la palabra. He aprendido a escuchar y legitimar la tristeza y el dolor de los otros. He aprendido a minimizar mis preocupaciones, valorar las pequeñas cosas.

He aprendido que el dolor es pasajero, que nadie se queda estancado en el dolor. Que se puede hablar del dolor de la quimio y luego jugar. Que hay tiempo para todo en esta vida, que hay que respetar el ritmo de cada niño y acompañarle siempre desde el respeto.

 Belén Sánchez-Quiñones

TORNEO DEPORTIVO SAN CRISTÓBAL DE SEGOVIA

Nos nombramos oficialmente fans de los pueblos tan solidarios como en este caso “San Cristóbal de Segovia”, un pueblo que por segundo año organiza un Torneo deportivo solidario a beneficio de la Fundación.

Gracias al Club deportivo San Cristóbal, encargado de organizar todas las actividades deportivas. Y a la colaboración del Ayuntamiento, la Escuela de danza AERODANCE, Coca-Cola y las Asolaciones de San Cristóbal de Segovia.

Un gran fin de semana lleno de deporte, talleres, bingos, mercadillo, chocolate y dulces, bailes…todo ello solidario y con el objetivo de recaudar fondos para ayudar en la mejora de la calidad de vida de niños y adolescentes con cáncer y sus familias.

GRACIAS A TODAS LAS PERSONAS QUE PASÁSTEIS POR ALLÍ A PARTICIPAR Y COLABORAR.

GRACIAS DE CORAZON A TODOS LOS VOLUNTARIOS DEL PUEBLO QUE HICERON POSIBLE QUE EL EVENTO SALIERA FENOMENAL..POR SU TIEMPO E IMPLICACIÓN.

 

Y EN ESPECIAL GRACIAS A BEATRIZ Y FAMILIA, POR UN AÑO MAS IMPULSAR ESTE EVENTO.

Fundación Blas Méndez Ponce

Nuestra Historia: Silvia y Cristina

Silvia

¡¡Hola!! Soy Silvia, tengo 20 años y “Blas Méndez Ponce”, forma parte de mi desde hace más de la mitad de mi vida. Hace 13 años, cuando apenas tenía 7, fui diagnosticada de osteosarcoma, palabra fea donde las haya, y aquí entraron ellos, nuestra “funda”. Mientras estuve en la 7ª planta del hospital 12 de Octubre, conocía personas un “poquito” especiales para mí, que a día de hoy, muchas siguen conmigo. Puede que lo más importante para soportar los días malos, sea la compañía… la compañía de la familia, la compañía de los grandes amigos que hacemos y sin duda, la compañía de los voluntarios y de todas las personas que forman nuestra fundación.

IMG_20160107_115830

Cristina

Hola, me llamo Cristina, tengo 22 años, y cuando tenía sólo 8 años me diagnosticaron un Linfoma No Hodgkin. Estuve casi 3 años en tratamiento, con quimioterapia, autotransplante y radioterapia. Fue difícil aquella época tanto para mí como para mi familia, de hecho esa enfermedad ha dejado en mi varias secuelas, pero puedo vivir con ellas, sin problemas y viviendo al máximo día a día.

Cuando era pequeña, era una niña muy tímida y cerrada, y cuando me dijeron lo que tenía, casi no hablaba con nadie. Un día mi madre vio carteles en el Hospi, de una fundación que hacia viajes con niños para que se despejaran, y decidió apuntarme. Así, empezó mi historia con la Fundación. Una historia que aún continua, porque gracias a todas las personas que la forman, esos voluntarios que me sacaban una sonrisa siempre, por todos ellos, crecí feliz y luchando, y así vencí a mi enfermedad.

IMG_20160107_115907

Nuestra amistad

Nos conocimos un día en el cole del hospital y hubo algo especial que nos hizo conectar. Cuando coincidimos las dos en la 7ª planta del hospital 12 de octubre, enseguida nos hicimos amigas y era difícil separarnos la una de la otra, siempre haciendo bromas y trastadas.

Si nos enterabamos de que la Fundación estaba organizando una actividad o excursión, se montaba fiesta nacional si era preciso. Ilusión, experiencias, diversión…

Volver a ver a los amigos, a nuestros queridos voluntarios, ¿Qué hubiese sido de nuestras largas estancias en el hospital sin la Funda? París, Algeciras, Cantabria, Tenerife, Port Aventura… Con solo 7 y 9 años, ya habíamos recorrido más mundo casi que nuestros padres…

FB_IMG_1452033951101

Porque esas “escapadas” de la vida que vivíamos entonces, nos hacían olvidarnos de todo lo malo, divirtiéndonos como niñas que éramos, y sólo pensábamos en lo bien que nos lo pasábamos en las actividades que hacíamos con los voluntarios de la funda. No había tiempo para aburrirse estando con ellos.

Gracias a la Fundación los días malos, son menos malos. Y la vida nunca deja de ser bonita.

 En el presente

Ahora, 13 años después, seguimos en contacto con nuestra fundación, pero en este caso desde el otro lado, desde el voluntariado.

IMG_20160106_002943

No queremos perder la ilusión que han compartido tantos años con nosotras, que es la misma que nosotras queremos dar a quien nos necesita…

IMG_20160107_115936

Desde la Fundación nos apoyan, nos forman y nos ayudan para seguir con el voluntariado, y para hacerlo lo mejor posible, pues estos niños y niñas se merecen estar felices siempre. Ellos nos dan la experiencia, nos dan confianza, la certeza de que sí ayudamos, de que un niño hospitalizado lo primero que necesita es ser niño, y en estos casos, a veces se olvida…

Muchas gracias a todos, por habernos dado tanto, y por seguir haciéndolo.

Cabarceno_2014 030

“Santander no fue solo un viaje más, sino toda una enseñanza gratificante”

Cabarceno_2014 030
Esta es una carta que tenía pendiente de escribir hace mucho… a pesar de todo este
tiempo no creo que pueda encontrar las palabras adecuadas para expresar todo lo que siento, esta carta va dirigida a la Funda y a todas las personas que les ha tocado pasar, directa o indirectamente, por esta enfermedad. Pero no es para contar las penas que vivimos en los tiempos del hospital, de eso seguro que os hacéis una idea, las palabras a las que me refería es porque es realmente difícil expresar tanta gratitud…
Mi hermano fue diagnosticado en el 2013, cuando tenía 15 años, fue una noticia
devastadora, sobre todo cuando piensas que tienes que volver a pasar por la misma situación que has vivido con tu madre hace 10 años, parece todo tan injusto…que un chaval tenga que pasar por eso cuando empieza a vivir. Luego llegas a la planta de oncología infantil del hospital y ves a más familias pasando por lo mismo, y ¡ostras!… ¿Injusto para ti? Si es tan injusto para ti también lo será para aquellas familias. Y aunque aun estás sin creerte lo que sucede, lo único que sabes seguro, es que tienes que tirar, por él, porque es lo que hay, justo o no injusto es lo que hay, y eso es más fuerte que todo el miedo inicial.
A partir de aquí, hay cosas que cambian, la rutina, los planes, y no piensas mas que en el día a día, es como vivir en una burbuja. Pero en esta burbuja la vida te da otra lección, prácticamente convives con las familias en el hospital, empatizas con ellos y ves que hay muchos pacientes pequeños e incluso bebés. Impacta mucho porque sus días suelen ser malos, pero en los no tan grises puedes verlos por los pasillos, incluso puedes oírles reír, no son realmente conscientes de lo que están pasando, ni de lo grandes y valientes que en realidad son. Todo un ejemplo de lucha.
Fui asimilando la noticia poco a poco, con la ayuda de mi gente de siempre y de tantas
personas que llegaban a mi vida mostrándose cercanas, médicos, enfermeros(as), familiares de otros pacientes, voluntarios, asociaciones y fundaciones. El miedo fue quedando atrás, creí.
Y así, una tarde en el hospital conocimos a la Funda, una suerte, un respiro, una ilusión.
No hay palabras de reconocimiento suficientes, detrás de cada plan y cada viaje, hay muchísimo
trabajo, fui testigo de todo su esfuerzo porque tuve la oportunidad de viajar con ellos. Después de aquello, sinceramente no tengo más que admiración y gratitud por tanta dedicación.
En octubre de 2014 viajé a Santander con la fundación, pude convivir durante días con
ellos, niños y adolescentes con tratamiento, con sus hermanos, acompañados de médicos, enfermeras y monitores, compartiendo risas y anécdotas. Me sentí más unida a ellos, verlos disfrutar, despreocupados, sin recordar sus males ni sentirse condicionados por ser medicados.
Los más pequeños haciendo de las suyas con sus ocurrencias, los mas grandes haciendo de hermanos mayores, ayudándose entre ellos. Para la edad que tienen sería lo normal verlos así de relajados y felices pero me di cuenta que para ellos era un lujo.
Personalmente, este no fue solo un viaje más, sino toda una enseñanza gratificante.
Hice amigos, recibí cartas emotivas de ellos en las noches en el Palacio de la Magdalena,
GRACIAS POR TANTO, por cada detalle y por el cuidado que ponéis en los planes, dais lo mejor, y desde luego, hacéis de este mundo y de la vida que a veces golpea, un lugar mejor.
Gracias de corazón por llenarles de alegría e ilusión en los momentos más difíciles.
Gracias porque también nos hacéis felices a nosotros, la familia.
Sé que siempre que escriba o hable sobre esto se me hará un nudo en la garganta, sin
embargo, sé también que tengo la fortuna de terminar con una sonrisa dibujada en los labios, porque él lo está superando.
A las familias, deciros que nunca perdáis las esperanzas, rodearos
siempre de gente que desprenda buenas vibraciones.
A la Funda, agradeceros infinitamente, seguid cargados de energía, realizando esta labor maravillosa. Yo siempre os llevaré en el corazón.

Gio, hermana de Chris.

????????????????????????????????????

????????????????????????????????????

Mi experiencia en Algeciras

Me llamo Marta Morena y tengo 13 años.

11406486_1081534561861376_149852550149985239_o
Cuando decidí unirme al viaje no pensé pasármelo tan bien como me lo he pasado. El primer día conocí a muchas personas que estaban en las mismas o peores condiciones que yo. Lo que más me impresionó fue la amabilidad de todos, sobre todo la de los monitores. Recuerdo que estaba asustada porque era la primera vez que me iba de excursión sola y pensaba que no iba a poder relacionarme con los demás, aunque no fue así.
El segundo día estuvimos pintando el muro de un colegio de Tarifa que pintamos todos los años. Lo peor del día fue cuando estábamos con unos moteros, me caí y me rompí la pierna. A partir de ese momento todos me ayudaron mucho tanto física como moralmente porque me deprimí bastante, pero eso solo fue un bache y seguí adelante.
Gracias a la fundación he conseguido ir a muchos lugares donde no podría haber ido con mi familia como por ejemplo ‘Sotogrande’ o tampoco podría haber montado en un Hércules del ejército.
La mejor parte del día era por la noche, después de cenar nos juntábamos todos y nos repartíamos cartas que habíamos escrito antes, contábamos chistes… y por último apagábamos las luces y le dábamos las buenas noches a aquella o aquellas personas que queríamos. Esa última parte me hacía llorar todas las noches porque me parecía muy bonito.
Por último me gustaría decir que cuando pueda me voy a meter a monitora en alguna fundación para poder ayudar a niños que tengan problemas, para que sean felices porque creo que la risa es la mejor medicación de todas.

 11217948_1081535958527903_6665288723082941131_o        11110214_1083804341634398_4568531986699618768_o

Una de nuestras familias. Mercadillo Benéfico en Valdepeñas

IMG-20150105-WA0003

Soy Pilar, y me gustaría haceros llegar que mi familia y yo estamos muy agradecidos a la Fundación BLAS MÉNDEZ PONCE por su trabajo y ayuda a los niños con cáncer.

El año pasado, mi madre, tomó la iniciativa de organizar un  mercadillo solidario para ayudarnos a sobrellevar los gastos colaterales que supuso la leucemia de mi hijo.

Por ese motivo, en ésta ocasión se nos ocurrió organizar un mercadillo a beneficio de la Fundación Blas Méndez Ponce y con fecha 28 de diciembre, día de los inocentes…¿qué mayor inocencia que la de los niños con cáncer?

        IMG-20150105-WA0005                                                                                                                                                                                                              

Gracias a la Fundación Blas Méndez Ponce los niños salen del hospital y cambian el estar entre cuatro paredes por respirar otro ambiente muy distinto, en el que muchos creen que están soñando, y consiguen hacerles felices.

GRACIAS VALDEPEÑAS y gracias a las casas colaboradoras que han hecho posible por colaborar en los proyectos de la fundación, que trabaja por que muchos niños vuelvan a sonreír.

IMG-20150105-WA0002

Gracias de nuevo a la Fundación Blas Méndez Ponce  por la sonrisa de los niños.

20150112_162939

“El total recaudado fué de 1523 euros!! que fué donando integro a la fundación.

Pilar (madre de un paciente)